Metodología

La georreferenciación es la localización espacial de un objeto (natural o artificial) en un sistema de coordenadas, mediante el registro de su latitud y longitud. Este proceso es utilizado con frecuencia en los sistemas de información geográfica (SIG), los cuales constituyen una tecnología básica, imprescindible y poderosa, para capturar, almacenar, manipular, analizar, modelar y presentar datos espacialmente referenciados.

Esta herramienta tiene la capacidad de almacenar grandes masas de información, gracias a lo cual es idónea para abordar problemas de planificación y gestión para la toma de decisiones. Al georreferenciar los centros educativos del país se determina su posición geográfica en el territorio. La información así obtenida se almacena en bases de datos que proveen un insumo importante para la toma de decisiones estratégicas y operativas en el sistema educativo. Esto ayuda en la planificación de políticas públicas, tales como la ampliación de la cobertura, la inversión en infraestructura, la construcción de establecimientos en lugares seguros, la asignación de docentes, entre otras.

La metodología para la localización de los centros educativos se desarrolló en tres etapas. La primera consistió en la recopilación y homologación de bases de datos de escuelas y colegios de ProDUS-UCR, las cuales cubrían gran parte de los cantones de la Gran Área Metropolitana (GAM) y algunas regiones tales como la Brunca, la Huetar Norte, la Huetar Atlántico y la Pacífico Central. La segunda etapa fue la búsqueda de información producida por otras instituciones públicas y privadas; se recurrió a las bases de datos del periódico La Nación y a las del INEC, las cuales fueron depuradas en dos aspectos: corrección de coordenadas geográficas y consistencia con las bases de datos del MEP. Finalmente, en una tercera etapa se procedió a la localización de centros educativos; para ello se contó con la cartografía nacional 1:50.000, imágenes satelitales y llamadas telefónicas, además de la cartografía generada por el INEC para el Censo del 2011, la cual permitió ubicar centros educativos indígenas. Como resultado, se obtuvo un instrumento que contiene información georreferenciada del 94,5% de las escuelas y del 99,5% de los colegios del país. En el caso de las escuelas, el porcentaje aumenta al 98,8% en los distritos de la GAM.

A esta base de datos se le asoció la megabase generada por el Estado de la Educación. Ello permitió vincular cada centro educativo con sus respectivas estadísticas producidas por MEP, además de que facilitó la obtención de información general del centro, como por ejemplo el nombre, el código distrital y el tipo de dependencia (pública, privada o privada subvencionada). Estas bases incluyen un conjunto de variables de seguimiento en temas tales como matrícula, repitencia, rendimiento definitivo, deserción, personal, adecuaciones curriculares, alumnos extranjeros, embarazos, segundo idioma (solo en primaria) y resultados en pruebas de bachillerato.En la mayoría de los casos, se dispone de información para el período 2000-2011; solo la matrícula y la repitencia incluyen datos del 2012.

»Anexo metodológico para los mapas de conglomerados de escuelas grandes y pequeñas